(+34) 956 10 60 26
raquelfranco@icabjerez.es

Blog de Raquel Franco - Abogada en Jerez

La teoría Ninja de Leopoldo Abadía

Aunque supongo que muchos de vosotros ya habréis visto a este maestro explicar sus teoría, os dejo el vídeo para lo que estén un poco perdidos. Merece la pena escucharlo!

¡Copiad malditos!

Si no sabemos a lo que nos enfrentamos, nunca podremos cambiarlo. Merece la pena tomarse una horita de esta noche para ver este documental!!! Esto es imparable señores. COPIEMOS, COPIEMOSSS

Arte Forense

“Dadle a un hombre todas las virtudes del espíritu, 
Dadle todas las del carácter, 
Haced que lo haya visto todo, aprendido todo y retenido todo, 
que haya trabajado sin pausa durante treinta años de su vida, 
que sea al mismo tiempo un literato, un crítico, un moralista, 
que tenga la experiencia de un viejo, el ardor de un joven,
y la memoria infalible de un niño,
 y alomejor, con todo esto, podréis crear, 
un abogado completo.”

D.Giurati. Arte Forense.

¡Sálvese quien pueda!

Para acompañar este video os copio las reflexiones de una vieja amiga que hace mucho que no veo pero que parece que sigue teniendo ese punto que tanto me gustaba. Ella es Ana y piensa así:

Querida España: 5 Septiembre, 2011

Ni siquiera sé porqué te escribo. Me siento tan olvidada, tan abandonada, tan sola, tan defraudada, tan mentida. Me duele tanto quererte, y seguir soñándote, cada noche, roja, amarilla y morada, llena de gritones y vacía de reyes y de dioses. Ni el peor de mis amores ha tardado tanto en írseme. No puedo dejar de pensar en ti. Y cuanto más te pienso más te odio, y cuanto más te odio más te echo de menos, y cuanto más te echo de menos más te odio.

Debería ser tan fácil olvidarte… Aquí, donde la dignidad existe. Aquí, donde la pura estrategia comercial me hace válida. Aquí, donde los dos folios que conforman mi curriculum, el que tú me has dado, me abren una puerta tras otra. Una puerta tras otra en un camino directo al exilio, en el que el exilio es también el camino. Una puerta tras otra que yo atravieso con un pellizco en el corazón. Hago el amor con todo aquel país que me ofrece algunos euros, pero no puedo sacarte de mí.

Eres cruel y desagradecida, pero además eres tonta. De mil amores inyectaría yo en tu sangre cada mes los impuestos que necesitas, y ya me ves, siendo infiel por obligación. Regalando a los demás la educación que tú me diste.

Ahora dime tú qué hago con tantas palabras de aliento durante tanto años de estudio. Con tantos febreros y tantos junios. Con tantos esfuerzos para que no hubiera septiembre. Que ya no caben estanterías en mi habitación para tantos clasificadores llenos de apuntes, que ya no hay gigas en mi disco duro para tantos trabajos en word, que a mi carpeta verde de plástico, esa en la que guardo los títulos, se le ha soltado un elástico porque ya nada más le cabe. Dime qué debo hacer con las ganas y la ilusión que mis padres depositaron en mí para que fuera mejor que ellos, más preparada, más independiente, con más lenguas, con mucha informática.

Y tú me has dejado en la calle, y para hacerme todavía más daño has expulsado a todos los míos. Y ahora todos están como yo. A todos me los has arrancado, me los arrancas cada junio, para devolverme cada septiembre a uno nuevo, maltratado, explotado, becado. Hasta junio. Y luego otro septiembre…

Quisiera odiarte, pero no puedo.

Pero quizás algún día lo consiga, espero que llegado el momento no tengas nada de lo que arrepentirte. Porque para entonces ni mis hijos, ni mis impuestos, ni mi trabajo, ni mi inteligencia ni mi amor serán tuyos. Para entonces ya será demasiado tarde. Quizás entonces lo único que quiera de ti sea terminar mis días en una casita a la orilla del mar. Entre alemanes, por ejemplo.

CASTRO BENÍTEZ, Ana. “La Cordura de Casandra”, [en línea]. Agosto 2010, añadir fecha de actualización, [fecha de la consulta]. Disponible en la Web: http://lacorduradecasandra.wordpress.com.

Una novatada puede salir muy cara

A veces hay sentencias que llaman la atención por lo absurdo del origen y por lo habitual del mismo. Este es un ejemplo de que una simple “novatada” puede traer consecuencias no siempre deseadas…

Fragmento  de la Sentencia del TS 269/2010 de 14 de mayo.

Se demanda a la Cruz Roja Española y su aseguradora solicitando una indemnización por los daños y perjuicios causados, cuando el menor de edad desarrollaba funciones de voluntario en la Cruz Roja y recibió la orden de acudir junto con otros compañeros y bajo supervisión de un marinero que estaba realizando el servicio militar a un pantalán para achicar agua de las lanchas de salvamento, momento en que el citado marinero, con ánimo de gastarle una novatada, le indicó que se asomara a ver unos peces, y empujándolo, lo tiró al agua, sufriendo diversas lesiones. La actuación del marinero fue sancionada con la pérdida de días de descanso. Años después de los hechos, se le diagnostica al menor signos de denervación del nervio peroneo común, con atrofia de los músculos tíbiales, siendo intervenido quirúrgicamente, quedándole diversas secuelas.

“(…) Y si bien es cierto que una novatada, en ocasiones, como la enjuiciada, puede causar lesiones o secuelas graves a quien la sufre, no encaja exactamente entre las tareas que fueron encomendadas al agresor por la Cruz Roja (si así fuera estaríamos en el ámbito del artículo 1902 CC ), también lo es que se ha desconocido por la demandada lo que el artículo 6 :102 de los Principios de Derecho Europeo de responsabilidad civil denomina “el estándar de conducta que le era exigible en la supervisión”, citado en la Sentencia de 6 de marzo de 2007 , o, lo que es lo mismo, se ha infringido el deber de vigilancia de las actividades llevadas a cabo por uno de sus voluntarios, militar o no, en el desarrollo y cumplimiento de la función que le había sido encomendada de achicar agua de los botes de la propia Cruz Roja, que estaban en el pantalán listos y a su disposición, puesto que los daños susceptibles de generar una responsabilidad civil no se han de producir necesariamente dentro del ámbito espacial concreto y delimitado del empleador, sino también en lugares donde se proyecten los deberes de vigilancia y atención. Lo cierto es que el menor no pudo realizar su trabajo al haber sido empujado de forma intencionada por el agresor y que esta persona no actuaba de forma autónoma sino sometido al cuidado y dirección de los mandos de la demandada, a cuyo cargo estaba el procurar las medidas apropiadas para que la orden de trabajo se cumplimentara en la forma para la que habían sido instruidos sus empleados, sin riesgo alguno para ellos, lo que no hizo. Como consecuencia de ello y en virtud de la concurrencia de un nexo causal entre ambos elementos, se produjo el resultado dañoso, susceptible de generar una responsabilidad civil por hecho de otro, en aplicación del artículo 1903 del Código Civil, que presupone una presunción de culpa que únicamente desaparece cuando las personas en él mencionadas prueben que emplearon toda la diligencia de un buen padre de familia para prevenir el daño, en este caso la diligencia dirigida a evitar sucesos como el acontecido, en un medio previsible como en el que acontece.

Se condena solidariamente al pago de 57.836,58 euros, con más los intereses del artículo 20 de la Ley de Contrato de Seguro a cargo de la aseguradora desde el día 1 de agosto de 2003 hasta su completo pago.

Oratoria: El Arte de Hablar

Lo que nos cuesta hablar…A unos más, a otros menos…Pero a todos nos cuesta hablar en público.

Cuando nos imaginamos delante de un Juez o delante de un público a todos nos entra ese cosquilleo, ese respeto o incluso pánico a  crearnos una imagen de nosotros mismos hablando, haciendo un informe final, interrogando…

Yo ensayo. No os riais. Yo he ensayado en el espejo. ¿Por qué? Porque me ayuda muchisimo.

Antes de ponerme por primera vez la gran y temida “Toga” (yo la temo ;-)) , me encontré inmersa en la búsqueda de la “salvación”, de la ayuda que necesitaba para tranquilizarme y creer que podía con ello como con lo demás. En esa búsqueda encontré un libro que os recomiendo a todos y que se titula “El Abogado Eficaz: Como convencer, persuadir e influir en los juicios.” de Jordi Estalella. Magníficas estrategias que todos somos capaces de poner en práctica. Aunque aún me queda muchisimo que aprender del llamado “arte del discurso”, unos pequeños pasos a seguir hicieron que aumentara  mucho mi seguridad a la hora de hablar en juicio. Así que desde aqui Jordi, gracias por la ayuda de parte de una principiante jerezana!!! y enhorabuena!! (No es peloteo a Jordi, es que nunca se sabe si algún dia puede que lo lea, quien sabe;-))

En fin.

Cada pasito que doy, cada ataque de nervios que paso triunfante hacen que me de cuenta de que somos capaces de mucho más de lo que nos creemos, de que es muchisimo más fácil de lo que parece y de que cada esfuerzo tiene su recompensa. Quizás no es la recompensa que esperamos pero aun así nos llena de satisfacción. Cada pequeño triunfo me va enseñando que hay que echarle esfuerzo y trabajo al tema, hay que echarle ganas pero además y sobre todo hay que echarle mucha, mucha, muchisima cara, valentía, picardía y una sempiterna y enorme sonrisa.

Lo seguiré intentando siendo eternamente e irremediablemente una aprendiz

Emilio Duró, optimismo e ilusión

Merece la pena escuchar a Emilio.

La energía que transmite es impresionante y recarga las pilas de cualquiera.

Ojalá todos pudiéramos ver la vida desde ese prisma, la sencillez y la simplicidad con que la concibe son envidiables y sus palabras, llenas de sentido, hacen parecer que el resto de seres humanos nos complicamos la vida por puro masoquismo. Desde un tiempo acá su fama ha ido en aumento, apareciendo recientemente en programas como Buenafuente o el Hormiguero. Pero por si algún despistado aún no ha tenido la suerte de disfrutar de su energía, yo os facilito el camino 😉

(más…)