(+34) 956 10 60 26
raquelfranco@icabjerez.es

¿Por qué debo otorgar testamento?

Después de algunas semanas de rendimiento “fifty-fifty” volvemos a la carga y esta vez con un asunto que aunque pretenda evitarse en muchos casos por lo “desapacible” del tema, es muy conveniente encarar más pronto que tarde, otorgar testamento.

Todos fallecemos y en el 99% de los casos tenemos patrimonio por mínimo que sea. Cuando este tema nos invade el pensamiento, suelen surgir dudas y entre ellas ¿Cuáles son las ventajas de hacer testamento? ¿Qué puede ocurrir si no lo hago?

VENTAJAS DE OTORGAR TESTAMENTO

Otorgar testamento tiene ventajas en todos los casos y entre ellas, el precio, (unos 50€) que es muy reducido si lo comparamos con los gastos que nuestros herederos tendrán que afrontar en caso de que no lo hayamos otorgado.

Pero además del precio, otorgar testamento concede seguridad y tranquilidad para el testador y puede evitar muchos conflictos y desavenencias entre los herederos una vez fallecido el mismo.

  • En primer lugar, haciendo testamento podemos nombrar a nuestros herederos (siempre respetando la legítima de los mismos) y mejorar a cualquiera de ellos. Así, por ejemplo si uno de nuestros hijos se encuentra en una mala situación económica o entendemos que está desprotegido, podemos mejorarlo con respecto al resto.
  • Igualmente, podemos disponer cómo queremos que se reparta nuestra herencia, así se evitan muchísimos conflictos entre los herederos que suelen darse porque no consiguen llegar a un acuerdo sobre el reparto. Si todo está dispuesto en el testamento, no hay lugar a dudas.
  • En el testamento se pueden establecer condiciones a alguno de los herederos. Podemos establecer por ejemplo que uno de nuestros herederos no podrá disponer de su parte de la herencia si no realiza una determinada cosa, o antes de una determinada edad etc… Las opciones son múltiples y en muchos casos bastante pintorescas pero no obstante, hay ocasiones en las que otorga gran tranquilidad al testador.
  • Otro asunto bastante preocupante es el caso de que existan hijos menores de edad. Si fallece uno de los progenitores, será el otro quien se haga cargo del menor pero puede darse el desgraciado caso de que fallezcan los dos. En este caso, si no se ha nombrado tutor, el menor quedará al arbitrio del juez que se encargará de decir y nombrar a la persona que se encargue de la custodia de los menores. Puede ser por tanto decisivo en este caso, otorgar testamento donde se nombre al tutor o tutores que queramos que se hagan cargo de nuestro hijos menores hasta la mayoría de edad.
  • Otra de las cuestiones que plantean los clientes es que pasará con el cónyuge viudo. En muchos casos, el testador quiere que todo quede en usufructo para el cónyuge viudo y una vez éste fallezca, se reparta a sus hijos. Esto es, “del uno para el otro y después para los hijos”. Pues bien, esta opción solo existe, otorgando testamento. De otra forma, el cónyuge viudo tendrá derecho al usufructo del tercio de mejora o de la mitad en caso de que no haya hijos y concurra con ascendientes.

En estos casos lo más común es que los cónyuges se legan recíprocamente el usufructo universal y vitalicio de todos los bienes, instituyendo herederos a los hijos en la forma que determinen, siendo éstos nudos propietarios (Son propietarios de los bienes pero no tienen la posesión por haber sido ésta cedida en usufructo vitalicio)

Es necesario conceder a los hijos el derecho a optar entre admitir el usufructo del cónyuge superviviente o recibir su legítima estricta libre de cargas (Es decir 1/3 de la herencia).Si los hijos optan por recibir su legitima estricta libre de cargas, el cónyuge viudo haría suyo el tercio de libre disposición y su derecho legitimario de usufructo en el tercio de mejora.

La anterior opción debe concederse ya que el sistema de legítimas de nuestro Código Civil obliga no sólo a reservar una parte de los bienes a nuestros hijos (Légitima), sino también a que esa porción llegue al heredero libre de cargas y gravámenes. Concediendo esta opción a los hijos (La llamada “cautela socini”) se cumple con lo establecido en el Código Civil.

Con estos párrafos se ha pretendido aclarar de alguna forma las dudas más comunes que suelen tener los clientes. Son algunas de las ventajas más comunes de otorgar testamento aunque por supuesto, dependiendo de cada caso particular, podrá haber muchas más.

Dejar un comentario