(+34) 956 10 60 26
raquelfranco@icabjerez.es

El derecho de los abuelos a relacionarse con los nietos

La negativa al derecho de visitas normalmente suele darse por conflictos familiares en que los padres tienen mala relación con los abuelos y, en muchas ocasiones, cuando el padre o la madre de los menores ha fallecido y el otro no continua la relación con los abuelos sea cual sea el motivo.

Pero ¿Existe el derecho de los abuelos a relacionarse con sus nietos? ¿Es posible establecer un régimen de visitas?

El artículo 160 del Código Civil recoge en su párrafo segundo el derecho de los abuelos a relacionarse con sus nietos.

Se establece literalmente queNo podrán impedirse sin justa causa las relaciones personales del menor con sus hermanos, abuelos y otros parientes y allegados.”

Dentro dichos parientes y allegados se podrían incluir abuelos, tíos, hermanos, aunque el propio artículo no excluye otros allegados.

Dicho derecho, en principio, no puede ser impedido, tanto los familiares como los menores tienen derecho a relacionarse y digo, en principio, porque el derecho de relacionarse solo puede ser impedido por causa justa, esto es, cuando haya un motivo de peso para entender que la relación con dichos familiares puede de alguna forma perjudicar a los menores.

¿Pueden las malas relaciones entre los padres y los abuelos ser motivo para negar el derecho de visitas de los abuelos con los nietos?

Según nuestro Tribunal Supremo, estas malas relaciones no pueden ser consideradas como una justa causa, ya que quedaría en manos de una de las partes el establecimiento de este derecho. Le bastaría al progenitor alegar una mala relación con el abuelo para impedir el ejercicio de este derecho.

¿Cómo se establece el Régimen de visitas de los abuelos?

El régimen de visitas, aunque es más reducido que el régimen de visitas normalmente establecido para los padres, incluso podrá extenderse a pernoctas con los abuelos, o establecer el derecho de los menores a pasar parte de las vacaciones en el domicilio de los padres de sus padres, sin que ellos perturbe o limite el ejercicio de la patria potestad por los progenitores.

A modo de ejemplo, en la Sentencia  723/2013 de 14 noviembre del Tribunal Supremo se establece el siguiente Régimen de visitas:

  1. Los abuelos podrán estar en compañía de los menores una vez por semana, fijando como día los miércoles, de 18 a 20 horas recogiendo y entregando a los menores en el domicilio materno.
  2. En cuanto a los fines de semana los abuelos podrán tener a los menores dos domingos de cada mes, desde las 12 a 20 horas, entregando y recogiendo a los menores en el domicilio materno.
  3. El día de reyes los menores pasarán con sus abuelos paternos dos horas, de 18 a 20 horas.

Por supuesto, el Régimen de visitas de los abuelos siempre deberá atender a las circunstancias de cada caso ya que lo que siempre debe primar es el interés del menor, y este interés está íntimamente relacionado con sus parientes más próximos, con los que le une una relación de afectividad muy estrecha que no puede negarse salvo casos concretos que lo justifiquen

A pesar de lo anterior, en el derecho de familia, siempre es necesario atender a las circunstancias concretas del caso, y en ese sentido, también nos encontramos sentencias que deniegan el régimen de visitas para los abuelos o los tíos si considera que dicha relación no va a beneficiar a los menores y que incluso puede perjudicarlos. Este es el caso, por ejemplo, de la Sentencia de la Audiencia Provincial de Girona (Sección 1ª) de 4 noviembre que establece que no se ofrecen las necesarias condiciones, en el orden familiar y personal, que propicien una positiva relación entre los menores y los abuelos en razón de la abierta y generalizada conflictividad existente entre estos y los padres de los menores. Como motivo principal además establecía que no se deduce consecuencia positiva alguna, en el caso de fijar dichas comunicaciones y visitas, en lo que se refiere al beneficio y el interés a proteger, en favor de los menores, ya que además no mantienen contacto personal alguno con los abuelos desde hace cuatro años, sin que justifiquen los motivos por los que éstos han dejado transcurrir tanto tiempo sin solicitar dicho contacto.

Por otra parte, también hay sentencias en las que se estima la posibilidad de establecer un régimen de visitas en favor de una pluralidad de personas, por ejemplo abuelos y tíos conjuntamente.

¿Cómo se ejerce el derecho de visitas de los abuelos u otros familiares?

Para poder ejercer este derecho, los familiares tienen la posibilidad de interponer una demanda en reclamación de un régimen de visitas con los menores, lo que les puede ser otorgado o denegado en el caso de existir causa justa como hemos mencionado.

Si tiene alguna duda al respecto, no dude en ponerse en contacto conmigo aquí http://www.raquelfrancoabogada.com/consultas/ o en el teléfono que aparece en la web http://www.raquelfrancoabogada.com/. Estaré encantada de atenderle.

 

Dejar un comentario